MI EMBARAZO…¡CON PILATES!

Share

El embarazo es un período de grandes cambios fisiológicos y posturales que se suceden muy rápidamente y a los que el cuerpo se adapta como puede. Muchas veces la adaptación a estos cambios es la más cómoda, que no siempre es la más saludable. El método Pilates es un buen consejero y educador en las posturas, la respiración, ayuda a mantener una mejor circulación durante todo el período de gestación y previene los desequilibrios musculares que originan los dolores típicos lumbares, dorsales o ciatalgias.

embarazada2El ejercicio moderado está muy recomendado durante el embarazo normal. El método Pilates es ideal porque puedes regular la intensidad del trabajo a las condiciones física de la embarazada y al período de embarazo. Es una buena forma de combinar una buena condición física y una buena salud.

El trabajo con la respiración y la concienciación de la musculatura abdominal y perineal, y el aumento de conciencia corporal en general favorecen un mejor desarrollo del parto ya que la madre podrá adoptar o buscar las mejores posiciones para el pujo y se encontrará más segura ante las sensaciones corporales que percibe.

La recuperación física después del parto será más rápida y cómoda. El cuerpo debe volver a su posición habitual y estará preparado para ello. Hacer Pilates después del parto ayudará a la recuperación del suelo pélvico, el tono abdominal, la estilización de la figura, mejora del sueño y mantendrá el correcto estiramiento de los músculos de la cintura escapular (hombros), brazos y cuello previniendo tendinitis y contracturas por sobrecarga.

Ana González Castro

Etiquetado con: ,

Deja un comentario