¡Corre mejor practicando Pilates!

Share

Cada vez son más los que corren para mantenerse en forma. Al ser un deporte económico, individual, con gran accesibilidad y sin horarios, son muchas las personas, tanto hombres como mujeres, que optan por esta disciplina. Correr nos supone un beneficio en todos los niveles, es un ejercicio excelente pero resulta mucho más completo si se combina con otros métodos de entrenamiento como el Pilates.

Muchas personas realizan ejercicios específicos de fortalecimiento y estiramientos para mejorar el rendimiento en la carrera . Complementar el “running” con Pilates no solo nos supone un mayor beneficio corporal y mejora el rendimiento, sino que nos ayuda a evitar desequilibrios y proteger el cuerpo de lesiones.

Con el método Pilates, enseñamos a que el cuerpo se mueva desde el Centro Abdominal. El fortalecimiento de la región abdominal, dorsolumbar y caderas ayuda a estabilizar el cuerpo durante la bipedestación y durante la carrera. Se logra una postura óptima de la pelvis que evita la sobrecarga de la columna lumbar y economiza el trabajo de la musculatura de los miembros inferiores favoreciendo así la eficacia de la zancada.

Practicar Pilates puede ser de gran ayuda para aquellos corredores con dolores musculares habituales y lesiones recurrentes de articulaciones como los tobillos, rodillas y caderas o dolores de espalda. El trabajo de la musculatura de manera excéntrica permite fortalecer la musculatura a la vez que se flexibiliza, produciendo así una descompresión articular y evitando lesiones debidas a esa compresión. Se favorece el alineamiento de la pierna ayudando a mejorar la distribución de la carga en el miembro inferior, evitando las lesiones producidas por un mal apoyo del tobillo. El trabajo de la musculatura profunda de la espalda, mejora la postura y ayuda a estabilizar el cuerpo durante el movimiento. Por otro lado, el ejercicio de impacto como la carrera, puede provocar un deterioro del suelo pélvico, el Pilates fortalece toda la faja abdominal y el suelo pélvico, evitando una presión excesiva de las vísceras y una mayor sujección a pesar del impacto contra el suelo.

El trabajo Global del cuerpo que realizamos con Pilates hace que se eviten los desequilibrios propios del “running “. Se trabaja todo el cuerpo, lo que supone una gran importancia para complementar estos deportes, en los que se trabajan más unas partes del cuerpo que otras. Se logra un desarrollo muscular uniforme y equilibrado, también fundamental a la hora de evitar lesiones.

La respiración costal lateral y posterior que se trabaja en Pilates permite un mayor movimiento del diafragma y mayor expansión de la caja torácica. Educar al cuerpo a realizar esta respiración durante las clases, facilita que se realice de manera inconsciente durante la carrera. Al mejorar la respiración y la ventilación, se logra una mayor oxigenación de las células con un menor ritmo respiratorio, se mejora la capacidad aeróbica.

Esteticamente, también puede suponer, en cierto modo, un beneficio complementar la carrera con Pilates. Sobretodo las mujeres, al hacer deporte, buscan estilizar su cuerpo y no todas lo consiguen con el “running”. A pesar de que correr nos ayuda a fortalecer y definir las piernas, controlar el peso, quemar calorías, etc, a veces no es suficiente para lograr unas piernas estilizadas. Combinándolo con otras disciplinas como Pilates, el músculo se fortalece a la vez que se define y se alarga, dando una forma más estilizada y esbelta al cuerpo.

Por último, cabe destacar la importancia de la conexión cuerpo-mente en cualquier ejercicio y entrenamiento. Si nos habituamos incoscientemente a tener una postura incorrecta, un movimiento descontrolado y arrítmico, probablemente acabemos teniendo sobrecargas y mayor dificultad para movernos. Mediante el método Pilates trabajamos el control de la mente sobre el cuerpo, movemos el cuerpo de manera consciente. Si a la hora de correr, nos aprovechamos de esta conexión cuerpo-mente, encontraremos una postura correcta, un trabajo consciente del cuerpo y un movimiento controlado durante la carrera. La situación ideal en cualquier entrenamiento, es que nuestro cuerpo obedezca nuestra voluntad. “El control de la mente sobre el cuerpo” nos resultará fundamental para conseguir nuestros objetivos.

Incorporar el método Pilates en el entrenamiento de los corredores supone una ventaja a muchos niveles. Combinar estos dos deportes supone una gran ayuda para perfeccionar la técnica, evitar lesiones, fortalecer y  equilibrar el cuerpo y, por tanto, mejorar el rendimiento en la carrera. Complementar la práctica de “running” con Pilates nos beneficiará sea cual sea nuestro objetivo.

correr y pilates

Mar Oviedo

Etiquetado con: , , , , , , ,

Deja un comentario